martes, 8 de mayo de 2018

JOSÉ MARÍA ESPAÑA RODRÍGUEZ DEL VILLAR




José María España Rodríguez del Villar nació en La Guaira, Edo. Vargas, el 28 de febrero de 1761. Hijo del sargento José de España Sáenz, y Anastasia Rodríguez del Villar.
Contrajo nupcias en el año 1783 con la guaireña Josefa Joaquina Sánchez (1765-1813), y el enlace tuvo 8 hijos.
Siendo niño su familia se mudó a Bayona, Francia; en la adolescencia aprendió de filosofía, política e idiomas; y se unió a la milicia en Venezuela. Se interesó por los problemas sociales y las igualdades sociales, los cuales se intensificaron por la presencia de prisioneros españoles [Juan Bautista Picornell y Gomilla, José Lax, Manuel Cortés Campomanes, Bernardo Garaza, Juan Manzanares, Juan Pons Izquerdo, Joaquin Villalba y Sabastian Andrés], con quienes hizo amistad en las bóvedas de La Guaira; y luego junto con el Capitán de Milicia guaireño Manuel Gual (1759-1800), ideó planes para implantar una república en Venezuela, por ello el movimiento conocido como La Conspiración de Gual y España está catalogado en la historiografía venezolana como uno de los movimientos preindependentistas que postulaba lo siguiente: destitución del poder español; libertad de comercio y producción; creación de una República con las provincias de Caracas, Maracaibo, Cumaná y Guayana; y declaración de los derechos de libertad, propiedad y seguridad e igualdad entre las distintas clases sociales. La conspiración fue descubierta el 12 de julio de 1797 y fue perseguido; España huyó de su casa, en Macuto, Edo. Vargas, y junto con Gual, se dirigió a Curazao. El alerta de la conspiración fue dada por el Capitán Domingo Antonio Lander y el sacerdote Juan Vicente Echeverría, quienes informan al Capitán General, al Arzobispo y a la Real Audiencia. Posteriormente, desde Curazao pasaron a Trinidad, donde España después optó por regresar a Venezuela para continuar su lucha; luego llega clandestinamente a Barcelona, Edo. Anzoátegui y más tarde retornó a La Guaira (1799). Por aquellos días se quedó en la casa de una antigua esclava de su familia, y después pasó al Cardonal, a la casa de otro esclavo manumiso, quien lo escondió; lamentablemente cuando se disponía a ir a visitar a su esposa, en la calle de San Francisco, fue denunciado y entregado a la comisión de soldados que lo buscaba. El tribunal especial que lo juzgó, estuvo integrado por el capitán general Guevara Vasconcelos, el regente Antonio López Quintana, los oidores José Bernardo Asteguieta, Francisco Ignacio Cortínez y el escribano y secretario Rafael Diego Mérida; la sentencia fue dantesca: amarrado a la cola de un caballo, fue arrastrado, luego al llegar a la cárcel, lo hacen subir al cadalso y finalmente fue ahorcado; muere así el insigne militar guaireño José María España Rodriguez del Villar y Saenz en Caracas, el 8 de mayo de 1799; luego, el verdugo lo decapitó y descuartizó el cuerpo; fritó su cabeza en aceite, la cual fue puesta en una jaula en la Puerta de Caracas, en La Guaira; y cada parte del cuerpo fue colocada en vigas y exhibida en la entrada de Macuto, y otros lugares del Edo. Vargas.


Lic. Sonia Verenzuela T.
2018
FUENTES CONSULTADAS E ICONOGRAFÍA


García López, Ana Belén (2016): Las heroínas silenciadas en las independencias hispanoamericanas, Penguin Random House Grupo Editorial España.

No hay comentarios:

Publicar un comentario